Doña Rumbo y sus dos candidatos


Aurelio Suárez Montoya
 Bogotá 08 de junio de 2010

Álvaro Uribe ha reiterado en estos días que sus políticas básicas “son tres huevos” que empolla una gallina que ha bautizado Doña Rumbo. Con ese símil elemental ha hecho campaña sin recato por su favorito, Juan Manuel Santos. No es secreto que Santos comparte el alto grado de militarización de la vida nacional, que alcanza a costar anualmente el 3,8% del PIB, y que hizo de Colombia, luego de Brasil, el segundo país de América Latina en compra de armamento. En 2009 gastó la astronómica cifra de 10.055 millones de dólares, más de 20 billones de pesos.
Santos también es hombre del “libre comercio” y ferviente prosélito de la Confianza Inversionista, lo que implica no sólo facilitar el ingreso de toda suerte de mercancías, que en muchos casos, como en los alimentos, reemplazan trabajo nacional por extranjero, sino también, favorecer el libre flujo de los capitales, que vienen a especular contra el ahorro nacional, público y privado, y a entrar a saco sobre los recursos naturales, empezando por hidrocarburos, oro y carbón.
El otro candidato, Antanas Mockus, también ansía cuidar los “tres huevos” de Uribe. Sin empacho, le manifestó en visita que le hiciera el miércoles 2 de junio que también aspiraba a ser Doña Rumbo y que, en consecuencia, le demandaba completa neutralidad; que, en ese sentido, siendo ambos continuadores del uribismo, no entendía la parcialidad de la Casa de Nariño. Este talante se ratificó cuando rehusó un acuerdo con el Polo Democrático Alternativo, alegando incompatibilidad con dos de los cinco puntos con que se le solicitaba un acuerdo programático, sin compromisos burocráticos: garantizar salud y educación como derechos humanos fundamentales y una política internacional fundada en la soberanía económica, política y militar.
Son muchas las frases de Mockus que refrendan su aspiración a ser Doña Rumbo: “Heredo del presidente Uribe una serie de resultados, de transformaciones importantes, voy a cuidarlas, voy a construir sobre lo construido”, ha dicho. En política social, vale recordar su postura frente a la indigencia: “Educar a la sociedad para que sea tolerante con el indigente”. O: “Si queremos empleo es más fácil crearlo sin todas las garantías…”. Frente a las privatizaciones dijo: “Se privatizará Isagen”; con respecto a Ecopetrol pidió “seguir vendiendo acciones a los ciudadanos y a los fondos de pensiones”. Sobre el TLC con Europa, expresó: “Podemos decir que los ganadores serán los trabajadores de las flores en Colombia y los trabajadores de los lácteos en Europa. Es como sistematizar la división del trabajo y firmarla”.
Para la selección del más auténtico representante de Doña Rumbo, Uribe convirtió las elecciones del 20 de junio en un triunfo a la fija: ¡Que escojan entre uribistas!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 86 de FIDEL. Inagotable caudal de ideas y enseñanzas que nos brinda su batallar incesante. ¡Feliz Cumpleaños, FIDEL! + Un mensaje para Fidel

50 niñas violadas por El Patrón y el Parque Tayrona: infancias molidas en grandes negocios

Colombia: La masacre de las bananeras