Traductor

miércoles, 31 de agosto de 2016

#Colombia: Yira Castro, mujer de mil batallas




"Sus posturas en defensa de los principios de las mujeres y de la sociedad, por la construcción de un país socialista, la hicieron merecedora de la cárcel, el destierro, la clandestinidad, pero también le afianzaron el arrojo para ser una mujer gigante en el combate".

Ana Elsa Rojas Rey
Sus ojos grandes de mirada tierna, de sonrisa brillante y cristalina, como las aguas del manantial, de donde se puede beber para calmar la sed. Así era Yira Castro un ser fascínate, era una fuente inagotable de sabiduría y esperanza. Sus principios inquebrantables la hicieron merecedora del respeto de algunos los sectores políticos, incluso de la derecha, que ejercía el dominio en el país. Yira Castro es y será, la mujer de mil batallas.
Después de terminar su estudios, ingresó muy joven a la Juventud Comunista, fue responsable de la Unión Internacional de Estudiantes, Fundadora del Círculo de Periodistas de Bogotá, integrante de la Unión de Mujeres Demócratas de Colombia, concejala del Distrito Capital por la Unión Nacional de Oposición, integrante del Comité Central del PCC, estuvo como educadora popular en el CEIS, escritora, ferviente colaboradora del Semanario Voz Proletaria, desde donde hacía las denuncias de las mafias en ese entonces del cocinol, aquel combustible de los pobres, y de la vivienda, se destacó en la defensa del histórico barrio Policarpa Salavarrieta, ubicado en el centro de Bogotá, atacado ferozmente por la policía el 8 de abril de 1966, hechos estos que se conocieron como “Viernes Santo Sangriento”.
Lo que más le indignaba era la inequidad de la sociedad colombiana y la hipocresía de la burguesía, confrontó con fuerza y ahínco, la política demagógica de Alfonso López Michelsen, en el foro de la mujer colombiana, citado por López, ella dijo:
“Los políticos burgueses, renuevan sobre todo en épocas electorales, sus farragosas y vacuas disquisiciones, encaminadas a adular a la mujer, y atraerlas con ofrecimientos de cargos burocráticos. Tienen razón en tratar de atraer el electorado femenino. Las mujeres representan el 53% de la población colombiana y si esa gran fuerza se expresara políticamente con objetivos de avanzada, si se resolvieran a ponerse en marcha, muy distinta seria hoy la situación de nuestro país” (Lucha de masas y presencia femenina P.86 D.P).
Estas posturas, en defensa de los principios de las mujeres y de la sociedad, por la construcción de un país socialista, la hicieron merecedora de la cárcel, el destierro, la clandestinidad, pero también le afianzaron el arrojo para ser una mujer gigante en el combate y así conseguir la libertad de las mujeres oprimidas por el régimen burgués.
Yira enfermó y viajó a La Habana y Moscú para ser tratada. El Primero de Mayo de 1981, en un hospital de Moscú, desde su lecho de enferma, pronunció un elocuente discurso, en el que presagiaba, que la lucha en Colombia no iba a ser eterna y algún día, más temprano que tarde, los odios tendrían que ser cosa del pasado, porque así como el pueblo soviético había derrotado el fascismo, también el pueblo colombiano arrinconaría a la burguesía, para allanar el camino hacia una apertura democrática. Un mes después llamó a su compañero Manuel Cepeda, le dijo que por favor fuera por ella, que quería morir en su patria, junto a su hija e hijo, que era lo que más amaba, al igual que a su pueblo. Falleció en Bogotá el 9 de julio de 1981.
En ocasión del 86 aniversario del Partido Comunista Colombiano, el Departamento Nacional de Mujeres, y amigas, desde el cementerio, donde reposan sus restos rinden, un amoroso homenaje en el aniversario de su muerte. Saluda con igual cariño a Iván y María Cepeda Castro quienes, continúan al frente reivindicando la lucha de sus padres.

sábado, 20 de agosto de 2016

#Colombia: Piden desmonte del Esmad: IN MEMORIAN LUIS ORLANDO SAIZ

Luis Orlando Saiz, joven asesinado por el Esmad.


Se llamaba Luis Orlando Saiz, era un joven trabajador de una fábrica de carrocerías de Duitama, Boyacá y el pasado 12 de julio, como lo hacía todos los días, pasó por el sector de la carrera 42 con la avenida Las Américas. Allí se hallaban concentrados los camioneros quienes completaban 35 días de paro, exigiéndole al Gobierno nacional garantías para el desarrollo de su labor.
A Luis Orlando le disparó el Esmad en su rostro, sin mediar palabra. “Los señores del Esmad se nos acercaron. Él estaba hablando por celular y yo vi cuando el agente del Esmad le hizo el disparo -a un metro y medio de distancia- en la cara. No lo vi solo yo, sino todas las personas que estaban ahí”, aseguró uno de los testigos a los medios de comunicación, mientras otro afirmaba que el número del agente que disparó era el 473.
Luis Orlando murió producto del impacto que le perforó el cráneo. Su cuerpo quedó tendido inerte sobre la vía mientras el Esmad se dispersaba disparando gases sobre los presentes. El subdirector de la Policía, el general Ricardo Alberto Restrepo, aseguró a los medios de comunicación que Luis “estaba en la refriega, y eso está comprobado”. Pero la pregunta no es si estaba o no, la pregunta es, ¿quién le quitó la vida, y por qué?
Mientras el general Restrepo insistía en que no había sido ningún miembro de su escuadrón de policías, en medios de comunicación se insinuaba que Luis, era estudiante de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia y que habría muerto producto de la manipulación de un explosivo.

No hay dudas…

Dos días después de la muerte del joven, el director de Medicina Legal, Carlos Valdés, aseguró en rueda de prensa que la muerte de Luis Orlando Saiz, fue producto de un impacto de una granada de gas. Y que Luis, murió “por trauma craneoencefálico severo producido por impacto de proyectil de alta velocidad lacrimógeno, es decir, por el impacto de una granada lacrimógena a nivel cráneo encefálico”.
También se aseguró que “no hay ninguna evidencia de pólvora en el cuerpo, como tampoco heridas diferentes a la que le produjo la muerte”.
Su familia y la ciudadanía en general, exigen justicia ante el cruel asesinato del joven. Exigen que se desmonte el Esmad, que hoy suma uno más a la lista de asesinados, sin que hasta ahora se vea una voluntad estatal para frenar las acciones bélicas y desmedidas contra la población.

miércoles, 17 de agosto de 2016

#Colombia: “Mi hijo murió por negligencia médica”




“Yo lo que pido es que se haga justicia, y que las denuncias sirvan para que ayuden a esos pobres muchachos. En la cárcel los están dejando morir, todos están contaminados y no hay una atención médica para ellos” Nayibe Galvis.


Carolina Tejada
Juan Camilo Becerra Galvis había llegado hace 33 meses a la cárcel La Picota de Bogotá a pagar una condena por porte ilegal de arma. A los 26 años de edad, a Juan Camilo no le habían reportado ninguna enfermedad grave. Pero hace un año, y ya estando en la cárcel, empezó a mostrar dolencias en su estómago. Eran los mismos síntomas que muchos presos mantenían.

Los presos sufren el abandono del Inpec

En algunas ocasiones, cuando su dolor era muy fuerte, lo enviaban a la enfermería, y el tratamiento que le daban era a base de dipirona y acetaminofén. A medida que pasaba el tiempo los dolores del joven eran más fuertes, al punto que sus compañeros de celda, al ver su estado, alcanzaron a hacer huelgas para que el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) le brindara un tratamiento médico. Mientras tanto su madre también hacia lo posible por presionar y buscar ayuda. A Camilo le crecía la barriga, vomitaba lo que comía, y la respuesta que les daban en la cárcel, ante la exigencia de un tratamiento, era que “él no tenía nada, que su estómago crecía porque era muy tragón”.

Para los presos no hay tratamientos médicos

Hace cuatro meses la salud de Camilo empeoró. En medio de ruegos y desesperación fue trasladado hace un mes al Hospital de La Victoria, donde le aseguraron que lo iban a intervenir, que le harían unos exámenes, pero que había que esperar. El joven no solo mostraba señales de un cáncer en el estómago, sino que además estaba contagiado de tuberculosis. Juan Camilo murió en la madrugada del sábado, sin que su familia conociera a ciencia cierta los resultados de los exámenes.
VOZ dialogó con Nayibe Galvis, la madre de Camilo. En medio de su angustia la señora comenta que su hijo murió por negligencia, tanto del hospital como del Inpec. “A los ocho días de haber llegado al hospital, a mi hijo no le habían hecho exámenes. Supuestamente le iban a hacer un examen para mirar lo de los dolores, pero que no se lo podían hacer porque la radióloga estaba embarazada y no se podía exponer. Supuestamente mi hijo tenía tuberculosis. Yo les decía en ese momento: ¿cómo es que la radióloga no se podía exponer, pero mi hijo sí se podía morir por falta de atención médica?”, asegura la madre.
Igualmente comenta que, además de la ausencia de un tratamiento a tiempo, también recibieron malos tratos por parte de los médicos: le negaban la información sobre los supuestos exámenes y le impedían las visitas. “Yo corría detrás de las enfermeras o el médico para que me dieran la información. A los quince días le adelantaron unos exámenes pero que tenían que esperar a que la Secretaría de Salud respondiera para adelantar un tratamiento”.

Ninguna institución escuchó los reclamos

Durante este tiempo la familia buscó ayuda en la Defensoría del Pueblo y en Procuraduría. Sin embargo, lo único que supieron era que habían llamado por teléfono a preguntar al hospital por el estado y la atención médica que estaba recibiendo, y nunca más volvieron a tener información o ayuda por parte de estas entidades.
El sábado 6 de agosto, Nayibe se dirigió en las horas de la mañana al Inpec con el ánimo de pedir un permiso para que le dejaran ver a su hijo, pues durante todo el tiempo que estaba en el hospital, solo tenía autorización para visitarlo el fin de semana. Ese día el Inpec le concedió cinco días de visita. “Yo dije: Virgen Santa, gracias que me dieron esos días para visitar a mi bebé. Pero no: me habían dado los cinco días porque ya sabían que mi hijo había muerto”. Ella comenta que sin saber sobre la suerte de su hijo se dirigió al hospital, pero al llegar nadie le daba razón de Juan Camilo.
La celadora le decía que lo habían cambiado de cama, y las enfermeras le repetían que solo el médico podía dar razón de él. “Yo me ilusioné, pensé que lo habían operado. Yo dije: gracias a Dios me lo sacaron de ese cuarto aislado. Seguí rogando que me dieran información sobre él. Las enfermeras se miraban entre ellas hasta que una de ellas me dijo: “la verdad es que su hijo murió esta madrugada”. Yo les dije: ¿por que son tan inhumanos, por qué no me llamaron, por qué no me decían nada?”.

La búsqueda de justicia, para que no vuelva a pasar


“Yo lo que pido es que se haga justicia, y que las denuncias sirvan para que ayuden a esos pobres muchachos. En la cárcel los están dejando morir, todos están contaminados y no hay una atención médica, los tienen abandonados en medio del mugre y sin una alimentación sana”, afirma Nayibe.

https://www.semanariovoz.com/2016/08/12/mi-hijo-murio-por-negligencia-medica/

#Colombia: La Paz es sin el ESMAD


"Para construir una paz democrática y con justicia social, es necesario que se garantice el derecho a la protesta sin temor a que un cuerpo policial represivo siga atentando contra la vida de personas inocentes".


Renata Cabrales
El Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, que está presente en 19 ciudades del país y cuenta con 3.600 oficiales, tiene como misión el control de manifestaciones, disturbios y apoyo a desalojos, con el fin de restablecer el orden y la seguridad de los habitantes y no en vano su lema es “Dios y Patria, mantener el orden es nuestro deber”, pues ya sabemos que en un país laico como el nuestro, Dios está primero y lo que se haga en su nombre se justifica, aun cuando mantener el supuesto orden implique asesinar inocentes. Pero no importa, las lágrimas de los familiares de los incautos exterminados en medio de las manifestaciones es la principal causa de sensación del deber cumplido.
En una sociedad donde exista el derecho a la protesta y asimismo la libertad de expresión, sus habitantes podrían expresar sus inconformidades ante los gobiernos para despertar la conciencia de la sociedad en general por medio de cualquier tipo de manifestaciones en el espacio público, sin ningún tipo de restricción. En estos casos, el Esmad debe jugar un papel de garante de los derechos humanos de las personas involucradas en estos eventos y no, todo lo contrario, abusar de la fuerza para mitigar un supuesto caos ocasionado por la inconformidad de quienes exigen sus derechos.

No en vano quienes defienden los derechos humanos en el país denuncian los abusos, debido a su uso ilegítimo de la fuerza contra personas inocentes que legitiman su voz de protesta en medio de pacíficas manifestaciones, como el uso de armas de fuego no convencionales, como granadas dispersoras recargadas con objetos contundentes o filosos, con las cuales, se presume, han llegado a asesinar a manifestantes. En estos casos de represión contra el derecho la protesta, el Gobierno y la extrema derecha justifican la operación del cuerpo policial represor, poniendo en duda el concepto de democracia y en peligro el ideal de paz por el que lucha el país en este momento.

Cifras de abusos del Esmad

Por esta razón, Alirio Uribe, representante a la Cámara por el Polo Democrático, al lado de la representante por el Partido Verde Ángela María Robledo, los representantes Víctor Correa por el Polo Democrático e Inti Asprilla por el Partido Verde, miembros de la Comisión Segunda de la Cámara de Representantes, han hecho un debate en el Congreso de la República el pasado jueves 4 de agosto en presencia del coronel Gabriel Bonilla, director del Esmad, y miembros de la Defensoría del Pueblo, y han documentado los casos en los que se ha evidenciado irregularidad de las funciones por parte de integrantes del Esmad en el momento de vigilar manifestaciones sociales y estudiantiles, paros campesinos, así como desalojos de viviendas.
Según el representante Uribe, de acuerdo a las cifras presentadas, el objetivo es hacer un análisis detallado en los casos en que varias personas han perdido la vida.
Manifiesta entonces que en lo que va del 2016 se han denunciado 69 abusos por uso desproporcionado de armamento, uso excesivo de la fuerza y utilización de armas de fuego, y en esos eventos se reporta un total de 682 víctimas.
“Siete personas han sido asesinadas, otras 336 han sufrido lesiones personales y los homicidios fueron presuntamente cometidos por el Esmad en el contexto de manifestaciones y protestas como la cumbre agraria, el paro camionero y el sector más afectado, de acuerdo a las informaciones que hemos recibido, es el movimiento indígena que de un total de 69 casos de violaciones, 29 han ocurrido sobre esta población frente a los homicidios, que es sobre lo que hemos pedido información, tenemos cinco casos con seis personas muertas, presuntamente en acciones que responsabilizan al Esmad”.
Se recuerdan los casos ocurridos este año de Miguel Ángel Barbosa, asesinado el 21 de abril en Bogotá; Willinton Quibarecama, el 16 de mayo, miembro de la ONIC; Gersaín Cerón Marco Aurelio Díaz, 2 de junio en Santander de Quilichao; Luis Orlando Saís en Duitama a quien un gas lacrimógeno le dio directamente a la cabeza, causando, según Medicina Legal, trauma craneoencefálico severo debido al impacto del proyectil lacrimógeno.

Por su parte el representante Víctor Correa manifiesta que “he podido ver durante estos años que una fuerza que se entiende de contingencia frente a hechos que pueden perturbar el orden público se ha convertido en una fuerza de represión, de provocación, utilizada por los poderosos, por quienes sustentan los gobiernos para silenciar al opositor y a la inconformidad, para atacar la protesta social y, de alguna manera, vulnerar el orden democrático de nuestro país”.

La vida en Colombia debe ser sagrada

Según Ángela María Robledo, “durante la alcaldía de Mockus se logró preservar la vida sin usar la fuerza, bajo el lema ‘la vida en Colombia debe ser sagrada’ y es por eso que el Esmad debe convertirse en un cuerpo garante de los derechos humanos”.
Asimismo, según la representante, el Esmad se creó en una directiva temporal por el gobierno de Andrés Pastrana en febrero de 1999 en el marco del proyecto del Plan Colombia, de manera transitoria, pero “en Colombia todo lo que es transitorio, termina quedándose”. Se cuestiona Robledo, ante este panorama: “¿Cuál es el cambio que va a dar radicalmente el Esmad para enfrentar el posconflicto?”. Ya que, según ella, esta es una fuerza represora antisocial, pero sobre todo, antijóvenes, y se cuestiona finalmente cuánto le cuestan al Estado colombiano los 3.600 miembros de ese cuerpo represivo, cuya respuesta viene a ser la suma de 400 mil millones de pesos.
Inti Asprilla, por su parte, opina que “es necesario que se desmonte el Esmad, ya que entramos en la etapa del posconflicto y no tiene sentido que acabemos la guerra y ahora en la protesta social se cometan asesinatos como los que se están cometiendo”.
El coronel Gabriel Bonilla, director del Esmad, de manera fría y cínica, defendió la permanencia del Esmad, argumentando que este cuerpo policial es necesario para ofrecer la tranquilidad y seguridad de Colombia.
Vale la pena recordar que para construir una paz democrática y con justicia social, es necesario que se garantice el derecho a la protesta sin temor a que un cuerpo policial represivo siga atentando contra la vida de personas inocentes.

Datos personales

Archivo del blog

#Venezuela Rondon se hizo sentir - ¡Victorioso Ensayo Electoral Constituyente!

Desde la mañana de este domingo 16 de Julio,  el pueblo patriota asistió masivamente al Ensayo Electoral Constituyente convocado por el C...

Etiquetas

Buscar este blog

Follow by Email - sigueme por correo electronico