In Memoria: El naturalismo de Zola en Fernando Soto Aparicio



Renata Cabrales

"Los principales temas de sus obras se enfocan en los conflictos históricos y sociales que padece Colombia y, de forma realista como ya lo explicamos, denuncian la violencia, la injusticia y las desigualdades sociales".

Los bienaventurados, esta fue su primera novela, publicada en España, en 1960. En una entrevista a otro medio, el autor manifiesta: “Cuando la escribí busqué por todas partes quién me la publicara: el Ministerio de Cultura, cualquier universidad, alguna editorial. Nada. Me di cuenta de que estaban haciendo un concurso de novela en España y mandé el manuscrito. Como en esa época era con papel de carbón —una cosa horrible— sólo había hecho una, no tenía copia. Pasaron dos meses y pensé que se había perdido, hasta que me llamaron del correo: tenían una caja para mí. Recuerdo que me entregaron un paquete café, lo abrí y había cuatro ejemplares de la novela. Los olí, los detallé. Había, también, un cheque. Me senté a llorar en el andén; en esas pasó una señora y me dio un dulce. Me lo comí entre sollozos. Fue el mejor dulce que me comí en toda mi vida”.
De ahí en adelante ejerció un especial naturalismo para escribir sus novelas. El naturalismo como estilo artístico, sobre todo literario, que busca reproducir la realidad con objetividad documental, tanto en los más eminentes como los más bajos.

El naturalismo en La rebelión de las ratas

El naturalismo lo heredó el novelista colombiano de su antecesor francés Émile Zola, pues, al igual que este, realizaba trabajo de campo para observar la realidad antes de escribir sus obras. Así, trabajó dos meses en una mina de carbón en el municipio La Chapa para deducir cómo vivían los mineros, cómo se fundaban los sindicatos, y además, para ser testigo de la rebelión de las ratas, y ejecutar su reconocida novela que lleva este nombre y con la que fue merecedor de un premio internacional de novela, en Barcelona. Obra que se engendró con la miseria de todo lo relacionado con la minería, y por la que además, le otorgaron siete doctorados honoris causa cuando él solo había estudiado hasta cuarto de primaria. Y esa no fue su única experiencia naturalista, también, para escribir uno de los personajes de Funerales de América, se vio en la obligación de aprender a manejar helicóptero.
Los principales temas de sus obras se enfocan en los conflictos históricos y sociales que padece Colombia y, de forma realista como ya lo explicamos, denuncian la violencia, la injusticia y las desigualdades sociales.
Fernando Soto Aparicio nació en Santa Rosa de Viterbo, Boyacá, el 11 de octubre de 1933 y muere a la edad de 83 años, tras luchar contra el cáncer gástrico que padecía, el pasado lunes 2 de mayo en Bogotá. Fue un prolífico escritor y guionista. Tras vivir un tiempo en el extranjero en una misión diplomática, en 1960 se instauró de forma definitiva en Bogotá.

Obra y reconocimientos

Además de su enorme producción literaria, ejerció el periodismo y publicó artículos de opinión en los principales periódicos del país. En agosto de 1950 publica su primera obra Voces en silencio. En 1960 ganó un premio internacional en Popayán con su novela Los aventureros y en 1969 el premio Selecciones Lengua Española, con su obra La rebelión de las ratas. Fue Premio Casa de las Américas en 1970 y Premio Ciudad de Murcia en 1971. Fue profesor de la Universidad Militar Nueva Granada en Bogotá y entre su fecunda obra hay novelas, literatura infantil y juvenil, ensayos, obras de teatro, libros de poemas, cuentos y guiones para cine y televisión.

Así pues, al irse nos deja en compañía de su vasta obra en la que encontramos: El corazón de la tierraLa rebelión de las ratas (1962), Mientras llueve (1966), El espejo sombríoProceso a un ángelViaje al pasado(1970), Después empezará la madrugadaViva el ejércitoViaje a la claridadLa siembra de CamiloMundo rotoCartilla para mejorar el MundoY el hombre creó a DiosLa noche del girasolTodos los ríos son el mismo marPuerto silencioCamino que andaLos funerales de AméricaLos hijos del vientoHermano hombreAlfajuegoGuacas y guacamayasHéroe antes de los doce años (2004), Pedro PascasioLa última guerra de los sexos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 86 de FIDEL. Inagotable caudal de ideas y enseñanzas que nos brinda su batallar incesante. ¡Feliz Cumpleaños, FIDEL! + Un mensaje para Fidel

50 niñas violadas por El Patrón y el Parque Tayrona: infancias molidas en grandes negocios

Colombia: La masacre de las bananeras