Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

El lado oscuro de la periodista española Salud Hernández Mora

Imagen
por  Dick Emanuelsson

Ya está en libertad la periodista española Salud Hernández Mora. Sin precedentes fue movilizado el Estado Colombiano para su liberación. La policía puso 100 millones de pesos en la mesa para aquella persona que facilitara su liberación.
El Ejército puso los mejores soldados de élite en un “cerco humano” y todo el inmenso aparato de inteligencia militar se puso a trabajar sin descanso. El “trato” se distingue años solares al trato a los colegas colombianos. Pero ¿quién es la señora que es “acariciada” por un estado acusado por terrorismo y crímenes de guerra durante décadas? ¿Quién es ella que el año pasado caracterizaba a los campesinos como “ratas humanas”? ¿Qué promovía campañas electorales del partido neo franquista Popular? ¿Qué decía que el asesinado ministro deL estado sueco, Olof Palme, era un simple terrorista al servicio de la ETA? En los siguientes tres artículos podemos ver el otro lado oscuro de esta señora que pocos medios con peso iluminan. Los agentes …

In Memoria: El naturalismo de Zola en Fernando Soto Aparicio

Imagen
Renata Cabrales

"Los principales temas de sus obras se enfocan en los conflictos históricos y sociales que padece Colombia y, de forma realista como ya lo explicamos, denuncian la violencia, la injusticia y las desigualdades sociales".
Los bienaventurados, esta fue su primera novela, publicada en España, en 1960. En una entrevista a otro medio, el autor manifiesta: “Cuando la escribí busqué por todas partes quién me la publicara: el Ministerio de Cultura, cualquier universidad, alguna editorial. Nada. Me di cuenta de que estaban haciendo un concurso de novela en España y mandé el manuscrito. Como en esa época era con papel de carbón —una cosa horrible— sólo había hecho una, no tenía copia. Pasaron dos meses y pensé que se había perdido, hasta que me llamaron del correo: tenían una caja para mí. Recuerdo que me entregaron un paquete café, lo abrí y había cuatro ejemplares de la novela. Los olí, los detallé. Había, también, un cheque. Me senté a llorar en el andén; en esas pasó …